Autorretratos

Siento ser la única persona que no ha reaccionado como esperaba.

Siento que, a pesar de que, una y otra vez lo intento, no lo consigo. Me propongo que voy a escucharle. Y que voy a ser capaz de no emitir opinión alguna. Pero me encuentro con ella y se acabó. ¿Qué ocurrirá dentro de mi cerebro, cuando, de nuevo, la veo?

Así que, me encuentro contigo. Y … hablando y charlando relajadamente, mi mente se va a dejar arrastrar por una improvisación… Me relajo, y sin pensarlo, ni dejar tiempo suficiente a los pulmones, para una sosegada inspiración …atraído por la posibilidad dilatar un poquito mi ego… a tus ojos… escucho interiormente ¡Me gustas por lo ocurrente que eres!

Me encuentro tan contento con el comienzo de un relato lleno de interés, para mi,… y las primeras palabras que monta rápidamente mi mente, se chocan con una expresión de rechazo conocida, (no es la primera vez que se da), en los gestos y palabras, de alguien superlativa para tí.

Cuando escribo esto, me doy cuenta de las decenas de cosas que se me ocurren, y que mi velocidad de tecleado, deja en el cestillo pensamientos que se quedarán ahí. Hasta una mejor oportunidad. Pensamientos por delante o por detras, de las palabras. Me suena.

Me doy cuenta de cómo me estoy desviando del tema con que iniciaba el camino verbal, que he elegido para expresarte mis ideas.

Me pregunto si te caeré bien. Bueno, tu también me lo preguntas a mi, de vez en cuando.

Todos estos pensamientos se me van colando, al tiempo que tecleo torpemente. Lo mio no es hablar por las teclas, pienso ahora, que miro el teclado.

Yo valoro de ti, a bote pronto, lo primero que me llega a la mente, el bueno humor que suele caracterizarte, la muestra de darte a los demás, la inteligencia en las personas usada buscando felicidad. Tu tacto, tu navegación contracorriente, tu lucha por lo que crees, aunque te quedes sola. Los momentos que más me hacen disfrutar de tu compañía, sólo caben en nuestras memorias.

Me ha gustado la descripción que has hecho de ti misma. Muestra por tu parte una gran dosis de valentía. Te has mostrado valiente como lo haces cuando navegas contracorriente.

Mostrándote desnudo mentalmente… te arriesgas… a que alguien muestre algún signo de rechazo. Algo que podría, o no, ser connatural con uno mismo.

Sólo lo he leído una vez, con M al lado mirando La que se avecina. Soy consciente de que, ya no querías que lo leyera. Soy consciente de lo pulcra que eres con las cosas íntimas y lo que sufres con ello.
Había frases muy curiosas… que ahora no recuerdo.

Me gustaría que te interesara todo lo que escribo para ti. De alguna manera, yo también estoy dejando desnuda alguna parte de mi mente. Así que el rechazo que podrías sentir a alguna de las cosas que estoy escribiéndote, podría darse a mi pesar.

Me encanta sentir que me voy aceptando tal como soy, a pesar de que en algún momento, pudiera darse el rechazo por parte de la persona querida.

A veces siento que nuestras mentes son como la de esos afionados científicos que, epistolarmente, se contaban mutuamente los hallazgos que hacían sobre sus propias emociones, y otras características de los seres humanos. Y así, entre juego y juego que iban jugando, iban obteniendo conclusiones a las que únicamente les estaba permitido el paso a las parejas. Relación segmento como conexión entre dos puntos extremos. Dos extremos unidos por un vínculo. Al menos.

Deseo que lo estés pasando entretenida en este mismo momento.
Muakkss

Cursos online

http://www.unicoos.com/ Vídeos con diversos contenidos de  de ESO, Bachillerato y Universidad

http://www.eldiario.es/turing/educacion-redes_sociales-web-internet_0_118638872.html
https://www.coursera.org/
https://www.udacity.com/
Khan Academy
Educatina http://www.educatina.com/ ofrece un servicio similar en castellano, con más de 1.500 vídeos ordenados por materia de estudio.

As I am

The people that like me, like me as I am. The people that don’t like how I am, don’t like me. There is not problem.

 

Metaphormosis

Every day

Imagen

is the

last day

of our life.

¿Bloqueo o silencio?

De nuevo otro fin de semana que su mente ha acabando albergando esperanzas de encontrarse con él. Y al final nada. Pero si  él le dijo en un what’app que ardía de deseos de verla. Su mente no planificó nada para ese fin de semana, tratando de facilitar ese posible encuentro. Dale que dale al what’app. Ninguna contestación, después de largo rato desde ese mensaje. La mente  acabó maldiciéndose a sí misma por haber deslizado de nuevo un error ya experimentado hace unos meses. ¿Bloqueo o silencio? No se puede olvidar que cada uno tiene sus tiempos. Nadie tiene que esperar. Los encuentros se producen sin obligaciones por parte de nadie. Cada uno es libre para planificar su vida como mejor quiera. Nadie siente la obligación de prestar atención telefónica al otro, a menos que pueda haber un problema grave. Claro que nunca se sabe. Confianza en la fortaleza del otro para aguantar/disfrutar el/su silencio. O mejor rumiar sus propios monólogos. Evita las esperas. No des nada por hecho, majete. Deja que el azar participe. Que lo hará, quieras o no. Si coinciden bien y sino, también. Unas veces tu ausencia, otras la mía. Planificación vs improvisación.

Yo soy Yo
Tú eres Tú.
Yo no estoy en este mundo para cumplir tus expectativas
Tú no estás en este mundo para cumplir las mías.
Tú eres Tú
Yo soy Yo.
Si en algún momento o en algún punto nos encontramos
Será maravilloso
Si no, no puede remediarse.
Falto de amor a Mí mismo
Cuando en el intento de complacerte me traiciono.
Falto de amor a Ti
Cuando intento que seas como yo quiero
En vez de aceptarte como realmente eres.
Tú eres Tú y Yo soy Yo.

Fritz Perls, de A “Nosotros nos lo vas a decir”.

Vídeo

Apostatar

Imagen

El tobogán de vuelta

Desde que me he levantado me siento extrañ_ conmigo mism_, como si yo fuese más l de estos días de atrás que l de hoy.

Así funciona el cerebro. Vale la pena ser tolerante con él, y paciente. Con la acumulación de experiencias recordadas, voy reconociendo algunas pautas en su comportamiento. De vez en cuando, me recuerda lo que hay, lo que soy a mi pesar, o no. Reconozco con/por sorpresa, o no, que he venido a este mundo con algunas filias y algunas fobias. Bueno, quizás algunas se desarrollan a lo largo de mi vida.

Se me hace raro. Creo que puede ser por el miedo de volver a la disciplina.

Los cerebros independientes, que aman la libertad, no pueden más que repeler la disciplina de la imposición.

He soñado que el primer día de clase me dormía…

Imagino otros sueños posibles. Puedo visualizar la vuelta a las clases como una bajada por tobogán. ¿Quiero hacerla instantánea?, ¿o, prefiero alargarla para suavizar el impacto? En el primer caso, cuánto más improvisación, mejor.