Archivo de la categoría: Uncategorized

Dónde invertir

No entiendo mucho sobre inversiones y fondos de inversión. Hace tiempo me dí cuenta de que si quieres obtener un alto interés, tus ahorros acabarían en un paraíso fiscal o invertido en armamento, energías sucias del oligopolio y otros proyectos tan lucrativos como indeseables, para mi. Eso significaría mirar paHechaPorAntoniora otro lado.

Hace tiempo me di cuenta que en los tiempos que le tocó vivir a mi padre, no se hablaba de otros puntos de vista, como es la banca ética. Así que él no pudo enseñármelo, como ahora si podemos hacerlo con nuestros propios hijos. Pero entiendo que hay muchas personas que ven esto como un juego de casino, en lo que el único objetivo es ganar, por encima de cualquier valor social.

En cambio, mi padre si que nos enseñó lo que es vivir austeramente y eso es algo de lo que puedo sentirme afortunado. Por mi parte sigo investigando para ver si puedo ser igualmente feliz, con menos. Y se puede. Eso requiere revisar mis deseos y ver si puedo deshacerme de algunos. Por ejemplo, me encanta el chocolate y otros dulces, pero sé que hacen daño a una parte de mi cuerpo, como son los atascos de las vías circulatorias debido al exceso de colesterol, que no metaboliza bien mi aparato digestivo. Pues he dejado de comprar chocolate y otros productos atractivos que contienen grandes concentraciones de grasas. Y así, poco a poco, puedo hacer desaparecer otros deseos. Y disfrutando igualmente.

Así que puedo decir que estoy invirtiendo energía en disfrutar lo mismo, con menos.

Anuncios

Depresión

Hace tiempo que se hizo consciente de la diferencia entre sentirse depre  y tener depresión. Había sentido la depre después de algunos acontecimientos que le ocurrieron a lo largo de su vida. Las depres pueden ser causadas por acontecimientos inesperados o esperados, pensaba, se te muere un familiar o amigo, después de una ruptura amorosa, una calificación baja inesperada, escolar o académica, el desprecio de una amiga. O cualquier otro mal rollo, en nuestro entorno o con unx mismx. Cuanto más cercano, más te afecta, razonaba.

Quería imaginar el estado emocional de  una persona con depresión, con mayúsculas, no podía más que imaginarla, porque no creía haberla padecido nunca. Sólo la conocía por lo que le habían dicho de ella. “La hermana de mi mujer…”. Así que si quería imaginar cómo sería padecer una depresión, de esas de diagnóstico, empatizar con un paciente con esa enfermedad, tenía que pensar en los días que se había sentido sin energía para moverse, sin alegría de vivir, sin motivación, ni ilusión por las cosas de la vida cotidiana, con sentimientos de culpa sorprendentes.  Y claro, una cosa es tener algún episodio casual, y otra es tener un estado de ánimo así, de una forma crónica. ¿Faltará alguna molécula en alguna parte del cerebro? Porque si falta y se la pueden suministrar mediante una pastilla, inyección, o le pueden aplicar cualquier otra terapia invasiva o no, pues ¡enhorabuena! Es para alegrarse el que se encuentre algún tipo de terapia  para esta enfermedad.

Ella estaba acostumbrada a deshacerse de sus estados transitorios de depres. Sus estados de depre eran más o menos manejables. Se había acostumbrado a hacerse consciente de su respiración, cada vez que algún mal pensamiento se le metía en la cabeza. Y casi siempre acababa con “los malos rollos” que emergían de su propio cerebro. Pensaba que parte de lo que siente un ser humano tiene que ver con lo que está pensando en cada momento. Pero, si tu cerebro, tiene una mayor o menor concentración de sustancias, de las adecuadas, en alguna o varias partes de sistema nervioso… Sus pensamientos, ya no son tan fácilmente gestionables.

Esperemos no padecer nunca una de esas depresiones.

De la oración a la meditación

 

Santi_comunion.jpgDurante su infancia y al principio de su adolescencia, le enseñaron a rezar. Se sabía de memoria un montón de oraciones, como lxs que lo rodeaban, casi todxs educadxs con curas y monjas. Utilizaba la oración para ser mejor y pedir que se realizaran sus deseos. Muchos relacionados con aprobar asignaturas.

En el colegio se encontró a un amigo que resultó ser ateo. Eso para un chico de pueblo, de unos 13 años supuso un fuerte impacto. ¿Cómo podía una persona no creer en Dios y ser tan normal, por lo demás? Este hecho resultó ser una semilla para su mente que no dejó de crecer, fortaleciendo su pensamiento crítico respecto a todo lo que hasta entonces le habían dicho.  Así, hasta que definitivamente dejó de creer para siempre. Sólo las personas que han pasado por este proceso saben lo mal que se pasa durante ese tránsito. ¿No estaré equivocado?  Solo ellas saben el vacío que te queda, después de haber pasado tanto tiempo de tu vida confiando en un ser que supuestamente lo había creado todo. Así que lo de rezar ya no tenía ningún sentido.

Hacia el principio de los 80 supo sobre la meditación en el sentido oriental. Ya no recuerdaba bien lo que oyó, pero debió ser asociado al yoga. A esta técnica la asociaba con posturas raras y sobre todo, nada fáciles para él. Como las que encuentras en Internet cuando buscas en imágenes “meditación”.  De hecho para él siempre fue un martirio mantenerse sentado en el suelo. Del yoga mlee quedó grabado, que se trataba ded una serie de técnicas que le parecían interesantes, porque conducían a unir el cuerpo y la mente, que sonaba muy bien… En esa época empezó a asociar la meditación con la respiración, el uso de los rezos en diferentes culturas, con respiraciones controladas, como el rezo del rosario en la cristiana, a fin de sentirte mejor. Pero aquellos análisis no trascendieron y lo asoció a personas que tenían mucha voluntad, y que eso era demasiado para él.

Solo hace unos pocos años conoció a una compañera, Andrea, que practicaba la meditación. Por lo que iba sabiendo de ella, le daba resultado y era vital en su vida cotidiana. También, a través de ella, supo que lo de las posturas especiales, aunque eran deseables, no eran necesarias, y que también se podía meditar sentado normalmente en una silla, eso sí, siempre que la columna vertebral se mantenga vertical.

De otra parte, había estado disfrutando de una nueva relación amorosa. Pero esa relación comenzó a fluctuar, tanto, que sus pensamientos a veces se mostraban corrosivos. Así que comenzó a necesitar una herramienta que le permitiera disolver esos pensamientos recurrentes y autodestructivos de su mente. Así que, siguiendo las indicaciones de Andrea comenzó a practicar a diario, durante unos 20 minutos, que continuó practicando. Sólo sabe que parece que le falta algo el día que no lo practica.

Así que, de vez en cuando piensa en la evolución que ha habido desde ese niño que a menudo iba a la iglesia y rezaba de rodillas frente un altar, con una fe ciega en un superhéroe al que le pedía todos sus deseos, hasta el adulto que es ahora, sin más fe que la que pone en sí mismo, permaneciendo, sentado unos 20 minutos diarios, con los ojos cerrados, en una silla de su casa, o de cualquier sitio dónde se encuentre. Así fue el proceso de dejar de creer en algo impuesto desde la infancia a empezar a creer en sus propias capacidades.

Mis problemas cotidianos

Se la pasión que muestras por los tu2014-04-05 09.53.34yos. Yo reconozco que soy más dejao para esas cosas. Pero parece claro que el nivel de preocupación podría ser constante, sin depender del número de personas por el que te preocupas. Actualmente, mi mayor preocupación y casi la única es mi hijo. Quiero darle una buena educación. Me gustaría ayudarle a descubrir sus potencialidades y que poco a poco pudiera desarrollarlas por si mismo.

Quizás los estudios no son lo más importante, pero parece que puede ser un cierto indicador para medir cómo se va adaptando a la sociedad que lo rodea. Quiero que mi hijo sea respetuoso consigo mismo, que tenga un verdadero autoestima, que vaya desarrollando confianza en si mismo, que se proponga retos y sea persistente hasta conseguirlo. Quiero que sea también respetuoso con los demás. Que tenga espíritu crítico, que no se acostumbre a las cosas mal hechas. Quiero que no le preocupe lo que digan los demás.

Ahora tiene mucho interés por los videojuegos, y le importa más esto que no sacar suspensos en el cole. Desde algún punto de vista, parece lógico. El 1er trimestre de este curso con 1º de la ESO, le ha ido bastante mal. Yo estaba confiando en él, como en los cursos anteriores. Pensaba que cuando decía que había hecho los deberes, realmente los había hecho. Ahora me he dado cuenta de que no siempre era así. También le he ayudado a estudiar y me he fiado de lo que decía que tenía que estudiar. Pero debido a la pasión que tiene por lo videojuegos, es capaz de dejar incompletos lo deberes y dejar de estudiar lo necesario, para ponerse a jugar cuanto antes. Este 2º trimestre, me he propuesto dedicarme mucho más tiempo a él. Me he propuesto no salir ningún día, dejándolo sólo, hasta no estar seguro de que haya terminado sus tareas.

Ahora más que nunca siento que sus éxitos son mis éxitos y sus fallos son mios también. Me siento culpable cuando le salen mal algunas cosas, porque pienso que no hago las cosas en el modo adecuado.

Llantos y Risas

old_man_crying_by_modesty666-d2z50tmA una le gustaría pasar del llanto a la risa. De hecho, después de una larga llantina, suele haber explosiones con una gran carcajada. Una se emociona más de lo que desea, a veces.

“Mélody” trata de emociones propias de mujeres. Me he emocionado poco, pero también me he sentido próximo a la sensación de llanto, aunque no ha habido lágrimas.
Eso me ha hecho pensar en la llantibilidad, que sería la tendencia para llorar, con motivos no relevantes para otros. O también,  la capacidad para evitar el llanto, que parece que nos hace fuertes.
Este pensamiento me ha llevado a otro. Dos emociones muy distintas pueden acabar produciendo el mismo efecto, lágrimas brotando de tus ojos: la tristeza y la risa. Esto me ha hecho pensar en la risa misma. Uno se pone a reír, como con una fuerza incontenible, tanto después de escuchar algo gracioso para una, como en el inicio de un orgasmo. Estos efectos, salen de uno, como una carcajada no fingida.
Me llevó a pensar en cómo habría de programarse un robot para conseguir que se riera después de escuchar un chiste. ¡El cerebro humano! Como para simular emociones… Si aún no sabemos cómo describirlas…

En fin, como ves no me faltan pensamientos. Casi siempre del lado analítico. Pienso en lo bien sincronizadas que se encuentran las comunidades de células que conforman las víceras, órganos y sistemas de nuestro cuerpo. Cuando tratamos de abrir una ventanita a nuestro cuerpo, a escala celular, empezamos a vivir una aventura casi fantástica.

Después de decenas de años sin estudiar las funciones del cuerpo humano, he vuelto a leer la digestión humana en Wikipedia. Interesante. Te das cuenta de las cosas que aún recuerdas con sorpresa, así como las cosas que ya habías olvidado.  Todo un universo para vivir un mundo fantástico que llevamos con nosotras… A todas partes.

Parece que tanto el llanto, como la risa, y otras emociones que sentimos a lo largo de nuestra vida, están muy relacionadas con el ritmo respiratorio. Quizás el diafragma es el músculo que lo hace por nosotros.

Predicción o influencia

Predicción o influencia

Realidad o pensamiento

No se si lo que vas a leer va a desequilibrarte. Así que si te sientes susceptible, por favor, no lo leas.

Cuando piensas en mi, y enfocas únicamente en mis acciones negativas hacia tí, te pones triste, te sientes mal. En esos momentos me gustaría borrar cualquier rastro mio de tu mente, me gustaría poder dejar de ser importante en tu vida. Pero esto sólo puede ser un deseo.

En esos momentos, un pensamiento basado en una realidad pasada (ya no real), construye otra realidad, que es tu tristeza, una sensación de malestar.

¿Qué diferencia hay entre lo que fue una realidad y la realidad que se construye con la presencia de un pensamiento, basado en el pasado, en mi mente?

Perdona si cualquiera de estas frases te hace sentir mal. No es mi intención. Si no quieres que te escriba mis pensamientos, basta con que me lo digas y dejaré de hacerlo…