Depresión

Hace tiempo que se hizo consciente de la diferencia entre sentirse depre  y tener depresión. Había sentido la depre después de algunos acontecimientos que le ocurrieron a lo largo de su vida. Las depres pueden ser causadas por acontecimientos inesperados o esperados, pensaba, se te muere un familiar o amigo, después de una ruptura amorosa, una calificación baja inesperada, escolar o académica, el desprecio de una amiga. O cualquier otro mal rollo, en nuestro entorno o con unx mismx. Cuanto más cercano, más te afecta, razonaba.

Quería imaginar el estado emocional de  una persona con depresión, con mayúsculas, no podía más que imaginarla, porque no creía haberla padecido nunca. Sólo la conocía por lo que le habían dicho de ella. “La hermana de mi mujer…”. Así que si quería imaginar cómo sería padecer una depresión, de esas de diagnóstico, empatizar con un paciente con esa enfermedad, tenía que pensar en los días que se había sentido sin energía para moverse, sin alegría de vivir, sin motivación, ni ilusión por las cosas de la vida cotidiana, con sentimientos de culpa sorprendentes.  Y claro, una cosa es tener algún episodio casual, y otra es tener un estado de ánimo así, de una forma crónica. ¿Faltará alguna molécula en alguna parte del cerebro? Porque si falta y se la pueden suministrar mediante una pastilla, inyección, o le pueden aplicar cualquier otra terapia invasiva o no, pues ¡enhorabuena! Es para alegrarse el que se encuentre algún tipo de terapia  para esta enfermedad.

Ella estaba acostumbrada a deshacerse de sus estados transitorios de depres. Sus estados de depre eran más o menos manejables. Se había acostumbrado a hacerse consciente de su respiración, cada vez que algún mal pensamiento se le metía en la cabeza. Y casi siempre acababa con “los malos rollos” que emergían de su propio cerebro. Pensaba que parte de lo que siente un ser humano tiene que ver con lo que está pensando en cada momento. Pero, si tu cerebro, tiene una mayor o menor concentración de sustancias, de las adecuadas, en alguna o varias partes de sistema nervioso… Sus pensamientos, ya no son tan fácilmente gestionables.

Esperemos no padecer nunca una de esas depresiones.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s