Autorretratos

Siento ser la única persona que no ha reaccionado como esperaba.

Siento que, a pesar de que, una y otra vez lo intento, no lo consigo. Me propongo que voy a escucharle. Y que voy a ser capaz de no emitir opinión alguna. Pero me encuentro con ella y se acabó. ¿Qué ocurrirá dentro de mi cerebro, cuando, de nuevo, la veo?

Así que, me encuentro contigo. Y … hablando y charlando relajadamente, mi mente se va a dejar arrastrar por una improvisación… Me relajo, y sin pensarlo, ni dejar tiempo suficiente a los pulmones, para una sosegada inspiración …atraído por la posibilidad dilatar un poquito mi ego… a tus ojos… escucho interiormente ¡Me gustas por lo ocurrente que eres!

Me encuentro tan contento con el comienzo de un relato lleno de interés, para mi,… y las primeras palabras que monta rápidamente mi mente, se chocan con una expresión de rechazo conocida, (no es la primera vez que se da), en los gestos y palabras, de alguien superlativa para tí.

Cuando escribo esto, me doy cuenta de las decenas de cosas que se me ocurren, y que mi velocidad de tecleado, deja en el cestillo pensamientos que se quedarán ahí. Hasta una mejor oportunidad. Pensamientos por delante o por detras, de las palabras. Me suena.

Me doy cuenta de cómo me estoy desviando del tema con que iniciaba el camino verbal, que he elegido para expresarte mis ideas.

Me pregunto si te caeré bien. Bueno, tu también me lo preguntas a mi, de vez en cuando.

Todos estos pensamientos se me van colando, al tiempo que tecleo torpemente. Lo mio no es hablar por las teclas, pienso ahora, que miro el teclado.

Yo valoro de ti, a bote pronto, lo primero que me llega a la mente, el bueno humor que suele caracterizarte, la muestra de darte a los demás, la inteligencia en las personas usada buscando felicidad. Tu tacto, tu navegación contracorriente, tu lucha por lo que crees, aunque te quedes sola. Los momentos que más me hacen disfrutar de tu compañía, sólo caben en nuestras memorias.

Me ha gustado la descripción que has hecho de ti misma. Muestra por tu parte una gran dosis de valentía. Te has mostrado valiente como lo haces cuando navegas contracorriente.

Mostrándote desnudo mentalmente… te arriesgas… a que alguien muestre algún signo de rechazo. Algo que podría, o no, ser connatural con uno mismo.

Sólo lo he leído una vez, con M al lado mirando La que se avecina. Soy consciente de que, ya no querías que lo leyera. Soy consciente de lo pulcra que eres con las cosas íntimas y lo que sufres con ello.
Había frases muy curiosas… que ahora no recuerdo.

Me gustaría que te interesara todo lo que escribo para ti. De alguna manera, yo también estoy dejando desnuda alguna parte de mi mente. Así que el rechazo que podrías sentir a alguna de las cosas que estoy escribiéndote, podría darse a mi pesar.

Me encanta sentir que me voy aceptando tal como soy, a pesar de que en algún momento, pudiera darse el rechazo por parte de la persona querida.

A veces siento que nuestras mentes son como la de esos afionados científicos que, epistolarmente, se contaban mutuamente los hallazgos que hacían sobre sus propias emociones, y otras características de los seres humanos. Y así, entre juego y juego que iban jugando, iban obteniendo conclusiones a las que únicamente les estaba permitido el paso a las parejas. Relación segmento como conexión entre dos puntos extremos. Dos extremos unidos por un vínculo. Al menos.

Deseo que lo estés pasando entretenida en este mismo momento.
Muakkss

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s