Imagen

El tobogán de vuelta

Desde que me he levantado me siento extrañ_ conmigo mism_, como si yo fuese más l de estos días de atrás que l de hoy.

Así funciona el cerebro. Vale la pena ser tolerante con él, y paciente. Con la acumulación de experiencias recordadas, voy reconociendo algunas pautas en su comportamiento. De vez en cuando, me recuerda lo que hay, lo que soy a mi pesar, o no. Reconozco con/por sorpresa, o no, que he venido a este mundo con algunas filias y algunas fobias. Bueno, quizás algunas se desarrollan a lo largo de mi vida.

Se me hace raro. Creo que puede ser por el miedo de volver a la disciplina.

Los cerebros independientes, que aman la libertad, no pueden más que repeler la disciplina de la imposición.

He soñado que el primer día de clase me dormía…

Imagino otros sueños posibles. Puedo visualizar la vuelta a las clases como una bajada por tobogán. ¿Quiero hacerla instantánea?, ¿o, prefiero alargarla para suavizar el impacto? En el primer caso, cuánto más improvisación, mejor.

Anuncios

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s